Para los mexicanos, la opción más solicitada para conseguir dinero prestado es acudir con amigos y familiares. En segundo lugar están los préstamos en casas de empeño: el 19.9% de las personas encuestadas en México piden dinero mediante el empeño, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera.

Así como también debes tener cuidado con comprar en las tiendas de casas de empeño, dejar tus prendas en garantía representa un riesgo en el que debes considerar lo siguiente:

1 ¿Cuánto necesitas y a qué precio estás dispuesto a pagarlo?

Si es conveniente o no acudir al empeño, depende de razones muy concretas como el monto de dinero que necesitas, la tasa de interés que te cobrarán y el apego que tengas tus objetos y/o pertenencias.

Recuerda que al empeñar SIEMPRE hay riesgo de no recuperar las prendas en garantía.

2 Fraudes y engaños

Conoce el procedimiento general del empeño. Lo ideal es que compares dos o tres casas de empeño.

Fíjate cómo realizan el avalúo o valoración de tus pertenencias. Si tú aceptas el valor del avalúo y el monto del dinero que te prestarán, exige que se emita un contrato o boleta. Revisa que allí quede claro cuánto dinero te dieron, bajo qué condiciones y los plazos de pago. Una vez firmes tienes derecho a recibir el dinero del empeño.

Tip: Revisa que en la boleta de empeño o contrato de adhesión aparezca el número de registro otorgado por la Profeco. También puedes consultar si esa casa de empeño está registrada ante la Procuraduría en la página de Buró Comercial de la Profeco.

3 Riesgo de pérdida

Solo podrás recuperar tus objetos empeñados si pagas la cantidad que te prestaron más los intereses en los plazos establecidos. Si no cumples en tiempo y forma, la casa de empeño está en derecho de poner a la venta el bien y perderás el derecho a recuperarlo.

Recuerda que hay dos grandes modalidades de casa de empeño: las comerciales o privadas y aquellas bajo el esquema “sin fines de lucro” o asistencia privada. Aunque las primeras suelen pagar mejor los avalúos, cobran más intereses, mientras que las segundas son un poco menos agresivas con los intereses pero el monto del préstamo es menor.

Una alternativa mucho más segura y económica es acudir a los préstamos inmediatos sin requisitos, por internet. Puedes ahorrarte los intereses y las comisiones si pagas en plazos cortos y rápidos.

Fuente: Excelsior

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial