Se dice que en el inicio de año, las casas de empeño suben sus operaciones hasta en un 40 por ciento con respecto al resto del año, aquí te decimos cual es tu mejor opción para sanear tus deudas.

PRÉSTAMO INFORMAL

El préstamo informal es aquel que se puede solicitar a un prestamista, familiar, amigo, vecino o al “primo de un conocido”, mediante un pago de interés semanal o mensual y tiene como principal ventaja que el dinero se obtiene de manera casi inmediata y puede que las condiciones de pago sean flexibles.

Sin embargo, las desventajas son que si no se cumple el acuerdo se puede fracturar la relación, el cobro puede ser a través de amenazas, no genera historial crediticio, las tasas de interés suelen ser altas y no existe ninguna institución que intervenga ante una irregularidad o abuso.

CRÉDITO

Los créditos con entidades financieras se solicitan a instituciones debidamente autorizadas, aunque el dinero no se entrega inmediato, ya que se solicitan una serie de requisitos.

Entre las ventajas de este servicio se encuentran la privacidad en el manejo de la información personal y financiera, hay créditos que se ajustan a cada necesidad, estas instituciones operan bajo reglamentos financieros y son supervisadas para evitar cometer cualquier abuso, además de que su uso construye un historial crediticio.

Entre las desventajas se encuentra que al incumplir las obligaciones, se pueden generar intereses moratorios y una mala nota en el historial crediticio.

EMPEÑO

El empeño otorga un préstamo inmediato y una vez liquidado se regresa el bien, además se recibe casi todo tipo de artículos que puedan comercializarse y los requisitos que se piden son mínimos y accesibles.

Entre las desventajas, son los intereses, los cuales suelen llegar a ser altos y siempre prestan menos de lo que vale la prenda, además de que en caso de incumplir con los pagos, se corre el riesgo de perder el bien.

 

¡Elige la opción que mejor se acomode a tus necesidades!

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial