Enero es el mes más común para solicitar créditos o bien apoyos que contribuyan a sobre llevar la cuesta de los gastos decembrinos, por lo que las casas de empeño es un servicio de los más recurrentes.

Las casas de empeño tienen un funcionamiento sencillo, brindan un préstamo por prenda que se planee recuperar en cuanto se recobre equilibrio económico, por lo que si haz considerado esta opción, aquí te dejamos algunos puntos importantes a considerar.

-No empeñes tus cosas en la primera que acudas, pues la necesidad podría no ser buena consejera a la hora de tomar una buena elección.

– Compara el CAT (Costo Anual Total), que indica todos los costos involucrados tales como tasa de interés, comisión, avalúo y gastos de almacenaje

-Analiza la tasa de interés anualizada. Algunas casas de empeño manejan tasas de interés que bien podrían catalogarse de usureros por los niveles tan altos que pueden alcanzar

– Pregunta por los costos adicionales de almacenaje, avalúo, seguro contra robo, etcétera. Cerciórate de que no existan costos “ocultos” relacionados con el préstamo. Lee con atención la letra chiquita del contrato y pregunta todo lo que no te quede claro.

– Consulta qué porcentaje del avalúo te prestan. Éste varía entre 25% y 45%, aunque algunas casas de empeño manejan hasta un 85%.

– Pregunta sobre la demasía. Esto se refiere a la diferencia entre el valor de venta y el costo de la misma, que se traduce en la cantidad te puede dar la casa de empeño en caso de que no logres recuperar tu prenda empeñada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial