Según  INEGI al 2018 existían en México aproximadamente 9 mil 904 casas de empeño cifra que aumento un 84% desde el 2015 donde se contaba con 5, 382.

Si estás pensando en empeñar alguna prenda para sanar tus deudas, hay miles de opciones que analizar antes de tomar una decisión.

Recuerda que existen dos tipos de casas de empeño:

  1. A) Las empresas privadas mercantiles que pueden o no estar registradas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Para saber si una casa de empeño tiene sus contratos de adhesión registrados ante la Profeco consulta www.burocomercial.gob.mx

  1. B) Las Instituciones de Asistencia Privada (IAP), que no tienen fines de lucro. Ejemplos de IAPs son el Nacional Monte de Piedad, Montepío Luz Saviñón y la Fundación Rafael Dondé.

Las diferencias entre unas y otras se resume en dos aspectos:

1) El costo del dinero, pues mientras el CAT promedio de las casas de empeño privadas se ubica en más de 250%; en el caso de las IAP es de 120%, según datos de la Profeco.

Para conocer el CAT que corresponde a la tasa de interés de la casa de empeño que planeas elegir, puedes consultar la calculadora de este indicador del Banco de México (Banxico) en su página www.banxico.gob.mx. También puedes solicitar este dato a cada casa de empeño que visites.

2) Intereses, las casas de empeño privadas te cobran intereses de acuerdo a los días que permanezca tu prenda bajo su custodia, mientras que las IAP los cobran por meses.

Es decir, si llevas a empeñar un reloj el 5 de enero y lo recuperas el 4 de febrero, deberás pagar los intereses correspondientes a dos meses, no de un mes como sería con una casa de empeño privada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial